Viky & Jacin y la fábrica abandonada

Cuando conocimos a Viky y a Jacinto supimos que ese momento sería el comienzo de una amistad. Dos "loquitos" cómo ellos a los que le suceden cosas en la vida tan inexplicables como las que nos suceden a nosotros, no podría se otra cosa, que el destino nos estaba uniendo.


Para su preboda decidimos buscar una localización de la que no teníamos ni idea de cómo ir, ni lo que nos encontraríamos al llegar. Sólo habíamos oido hablar de este sitio y se nos metió a todos en la cabeza que había que emprender una aventura.


Nos encontramos mucho más que un sitio mágico. Allí descubrimos que el destino hizo muy bien su trabajo y había formado a un grupo muy especial.