top of page

El móvil en las bodas. Posiblemente un gran error.

Hoy queremos hablar de algunas de las consecuencias "evitables" que ocurren cuando los invitados y los miembros de la familia usan este dispositivo de manera indiscriminada.


Es cierto que las redes sociales nos tienen un poquito acostumbrados a publicar en dónde estamos y qué estamos haciendo en cada momento y para muchos se ha convertido en una necesidad.


Otras personas lo hacen para compartir los momentos del día con algún amigo o familiar que no ha podido asistir al evento. Pero su necesidad no tiene que ser la vuestra.


No hay nada por encima del deseo de que todo salga perfecto tal y como lo habías planeado.


En muchas bodas podemos ver que una sola persona, por sacar una foto con un teléfono móvil, puede estropear un recuerdo maravilloso. Y lo peor de todo es que alguna vez son los mismos proveedores con una sed insaciable por tener algo que publicar de vuestra boda en sus cuentas de Instagram.


Desde floristas a peluqueros, maquilladores, bodas, DJ y otros.


Se les olvida que estamos nosotros. Parte de nuestro trabajo es documentar el suyo y compartirlo, voluntariamente, para que se promocionen. Así evitamos que todo el mundo quiera estar haciendo fotos con el móvil en momentos inapropiados.



Nuestros consejos:


- Avisar a familiares (sobre todo hermanos, hermanas, padres y abuelos) que no usen su teléfono para hacer fotografías o vídeos, sobre todo durante la ceremonia. Que disfruten en vivo del momento y no a través de una pantalla. Porque ellos saldrán en las nuestras, bien con cara de felicidad y emoción o mirando a un móvil.


Madre de la novia mientras la pareja se ponen los anillos.



Cuando nos sucede algo así, sumamos a nuestra lista mental la tarea de seguir mirando de reojo por si podemos encontrar un momento en el que baje el móvil y salga una foto que nos ayude seguir contando la historia. A veces sucede otras no.


- Cómo hablaréis con casi todos los invitados antes de la boda, es una gran idea recordarles vuestro deseo de verles la cara tanto al entrar en la ceremonia como al salir. Que os incomoda la idea de estar siendo grabado por tantas cámaras sin ver una mirada amiga mientras andáis por ese pasillo.


Con este simple mensaje, evitaremos que los invitados aborden los pasillos de la ceremonia, impidiendo que disfrutéis plenamente de ese momento, asegurando así tener un gran recuerdo.


- Avisar a los proveedores que nosotros documentaremos todo, que hablen con nosotros si necesitan algo en concreto y estaremos encantados de hacerlo (siempre que no interfiera en nuestro trabajo). Así evitaremos que algún despistado/a esté en medio de alguna escena memorable para vosotros.



El florista, señalado en naranja, que para él era más importante tener su video para Instagram que dejar de molestar e interferir en vuestros recuerdos. Estuvo ahí durante toda la entrada de la novia, incluso luego se acercó más. Nosotros estamos colocados frente a la novia y en este ángulo. Era inevitable tenerlo en el encuadre. No lo hacen queriendo, lo sabemos, pero deberían de tener presente que los momentos importantes de una boda no son una oportunidad para promocionarse y teneís que recordarlo.



- Si queréis que hagamos fotografías de grupo con familiares y amigos durante el cóctel, la mejor idea sería la de tener avisados a todos los invitados. En cada grupo, si alguien quiere una foto con su móvil, podrá pedir que se la hagan al mismo tiempo que nosotros hacemos la "oficial".



Cada vez que hacemos una foto de grupo, preguntamos si alguien quiere tenerla con su móvil y le invitamos a ponerse en el mejor sitio para hacerla. Así os ahorráis tiempo.



De esta manera no perderéis mas tiempo del cóctel en fotos de grupales, que es un royo y acabáis mareados con tanto "una foto, una foto".


En el resto del día, que cada invitado haga lo que le apetezca, porque si alguien disfruta haciendo fotos, que las haga. Nosotros lo entendemos, lo respetamos e incluso los ayudamos si está en nuestra mano.


Hay parejas que llegan a poner carteles molones con la petición de no usar los móviles durante la ceremonia. Nosotros no lo vemos necesario. La experiencia nos ha demostrado que es suficiente con que lo habléis con los invitados y proveedores antes de la ceremonia, trasladándole vuestro deseo de verles las caras y no sus móviles, el recuerdo es para vosotros, no para ellos.