Boda en Trujillo y postboda en Avilés.


Boda astur-extremeña en Trujillo con postboda en Avilés

Desde el primer momento en que conocimos a Salvador y Leticia entendimos que formaban una pareja muy especial. Viven en Madrid, pero él es asturiano de pura cepa (avilesino, nada menos) y ella extremeña 100% (trujillana, para más señas).

Boda en trujillo y postboda en Avilés.

Su amor es una prueba de que la voluntad de amarse y compartir una vida juntos siempre vence las distancias, los kilómetros.

La boda se celebró en Trujillo, en la iglesia de San Martín. El templo es uno de los más importantes de la ciudad. Está situado en pleno casco histórico, en la Plaza Mayor presidida por la emblemática estatua ecuestre de Pizarro

La novia se cambió en la casa familiar, mientras que el novio eligió el hotel NH Palacio de Santa Marta.

La ceremonia fue muy especial; solemnes gaitas asturianas, calor extremeño y emotividad a raudales. No faltó una pequeña imagen de la Virgen de Covadonga en el altar, y un divertido regalo al novio, hincha colchonero, que provocó la sorpresa de todos los presentes.

La fiesta se trasladó a las Bodegas Granadas Coronadas, enclavadas en un maravilloso mirador natural sobre Las Villuercas. La celebración, caracterizada por la unión astur-extremeña en el plano culinario y social, se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

Semanas después, el equipo de Arteextremeño se desplazó a tierras astures para realizar una completa postboda en la zona de Avilés y Cabo de Peñas, poniendo el broche de oro a un reportaje que siempre recordaremos.

Leticia, Salvador: Gracias por elegirnos para contar vuestra historia.